Mermelada de níspero

El níspero es un producto rico, tanto por su sabor dulce como por sus propiedades nutritivas, que además de fresco puede consumirse en forma de mermelada o acompañando deliciosos postres. Debido a su contenido en pectina, ácidos y alto contenido de azúcar, la fruta del níspero es también perfecta para ser utilizada en macedonias o tazas de fruta.

Además, al tratarse de un producto de temporada que solo podemos consumir fresco durante unos pocos meses del año, siendo la primavera su momento de recolección, a menudo es conservado en almíbar, o es utilizado para realizar mermeladas, jaleas o incluso cremas de níspero.

Estas opciones también nos permiten aprovechar los nísperos más maduros, consiguiendo así sacar más partido a esta rica fruta e impidiendo los excedentes.

Mermelada de níspero

La mermelada es una conserva de fruta cocida en azúcar. La palabra "mermelada" procede del portugués, concretamente de la palabra marmelada que significa “confitura de membrillo” y que a su vez proviene de una palabra del latín. 

Para hacer la mermelada de níspero ponemos la fruta lavada en una olla de esmalte, añadimos un poco de agua y cocinamos a fuego lento durante 20-30 minutos. Acto seguido dejamos enfriar el fruto y lo frotamos a través de un tamiz para separar las semillas. A continuación debemos añadir el azúcar, entre 0,5 kg y 1 kg de pulpa, y cocinamos de nuevo la fruta hasta obtener el espesor deseado.

Nuestra mermelada artesana de níspero es elaborada con fruta fresca, de nuestros campos de Callosa d'en Sarrià. Cada fruta es pelada y deshuesada a mano para posteriormente ser triturada y conseguir una agradable textura. Los pequeños trozos de fruta demuestran que se trata de un producto artesanal, que elaboramos con cariño y delicadeza.

También nos encanta la mermelada de níspero con naranja, a la que añadimos un toque de acidez y aroma gracias al zumo de naranja recién exprimido, elaborado con naranjas que también son de nuestra tierra.